Noticia via La Nación

Dueños idearon nuevo negocio: alquilan espacios a supercomputadoras que consumen gran cantidad de electricidad durante generación de esa y otras criptomonedas.

Eduardo Kopper Orlich el sábado anterior cuando inauguró oficialmente su nuevo negocio de alquiler de espacios y provisión de energía a “mineros” de criptomonedas en su planta Poás I

Setiembre del 2020 fue un mes desesperante para el empresario Eduardo Kopper Orlich. Tuvo que apagar las plantas hidroeléctricas Poás I y Poás II, en San Pedro de Poás (Alajuela) porque el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) le suspendió la compra de electricidad a este generador privado.

Pasó meses preguntándose cómo mantener en uso las instalaciones por las cuales su familia contrajo una deuda de $1,2 millones en el 2011 a 20 años plazo para el mantenimiento y buena operación de estas fuentes de energía limpia en labores desde hace 27 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *